Karate en las olimpiadas, ¿Y ahora?

Karate en las olimpiadas, ¿Y ahora?
Por Sensei Francisco Centeno Miranda

El día 3 de agosto del presente año, se hizo oficial la inclusión del Karate como deporte Olímpico, y las reacciones fueron inmediatas, algunos contentos de pies a cabeza, y otros llorando y lamentando el "FINAL DEL KARATE DO".

¿Cómo afrontar estos contradictorios puntos de vista?



Primero intentemos entender que significa ser un deporte Olímpico

Existen 28 deportes olímpicos en la actualidad. Hasta la fecha el Karate únicamente ha participado en Olimpiadas como deporte de exhibición, y desde varias justas olímpicas pasadas, se ha intentado incluirlo oficialmente como deporte oficial.

El Comité Olímpico Internacional, par incluir un deporte en las justas Olímpicas, busca gran popularidad del deporte, un número elevado de países donde es practicado, y una organización sólida y con altos estándares de calidad en la competencia deportiva.
El Karate Do por fin es tomado en cuenta, a pesar de que durante años a sido practicado por muchísimas más personas que varios de los deportes olímpicos actuales.

Y como sabemos Karate Do desde hace mucho tiempo tiene puntos a favor. 
Algunas organizaciones afirman que hay entre 50 millones y 100 millones de practicantes alrededor del mundo. (https://en.wikipedia.org/wiki/Karate) y es practicado en tantos paises que es  imposible saber en cuantos, y hay organizaciones internacionales  de competencia que han marcado la pauta que se seguira en el Karate Olimpico.
Y este es sólo un campeonato Panamericano

¿Cuales son los puntos de vista?

Unos afirman que es lo mejor que le pudo pasar al Karate Do.
Ya que según sus expectativas:

  • Habrá mayor número de personas interesadas en el Karate Do.
  • El Karate Do será transmitido de manera masiva en prácticamente todo el mundo que tenga acceso a la tecnología.
  • El gobierno apoyará la práctica del Karate Do.
  • Habrá incentivos y becas para poder competir en el extranjero.
  • La competencia incrementará el nivel atlético de los practicantes profesionales de Karate.
  • Unificará la manera de hacer katas.
  • Todos querrán competir en torneos.
Y en gran parte, es verdad.


Los que creen que este es el signo profético del fin del Karate Do como arte marcial, tienen estos y más argumentos:

  • El Karate Do ya no será tomado en cuenta como un Arte de Pelea, sino como un simple deporte.
  • Las tradiciones personales de cada Dojo serán reemplazadas por los estándares rígidos de la organización que quede a cargo del "Karate Olímpico".
  • La defensa personal y los valores éticos, morales y espirituales quedarán relegados, o incluso desaparecerán por completo.
  • Al igual que ha sucedido en el Tae Kwon Do y el Judo, el deporte eclipsará la esencia de esta disciplina.
  • Aparecerán miles de McDojos, o Dojos patito con profesores poco calificados o ignorantes de la historia y profundidad del Karate Do.
  • Se ofrecerá al público una visión muy limitada del Karate Do.
  • El Karate Do (camino de vida) se convertirá Karate Deportivo.
  • Soló los que empezaron desde muy pequeños podrán sobresalir, y los adultos, adultos mayores o los que no tengan un carácter altamente competitivo no tendrán cabida en deportes tan exigentes
Y también en gran parte, es verdad 
La raíz es importante.


Considero que el problema no está en las Olimpiadas, ya que en el Karate Do siempre han existido escuelas donde la práctica del Karate Deportivo es lo más importante, y escuelas donde el Karate Do tradicional sobresale.

Con ésta decisión los Senseis tenemos que ser honestos con nosotros y nuestros alumnos en cuanto a nuestra labor en la sociedad y cuál es la razón por la que enseñamos Karate Do, y también es un momento ideal para reafirmar nuestro compromiso con nuestra práctica y salir del confort en el que muchos están.

De cualquier manera es responsabilidad de los Senseis y de los practicantes mantener la esencia del Karate Do.


Jesse Enkamp y Shai Hai, dos Maestros innovadores y al mismo tiempo respetuosos de las raíces del Karate DO

Si queremos ser nido de campeones Olímpicos, o enseñar el Karate Do apegado a las enseñanzas que nos señalan los Grandes Maestros, hagamoslo!!!
Tenemos que estudiar sin descanso, adaptar nuestras técnicas al tiempo presente, prepararnos todos los días, ser excelentes coaches y maestros, y tener un gran sentido ético y moral para no crear campeones ni personas malsanas.

Si el Karate Do enseñado en los Dojos es Honesto y cumple o supera las expectativas de los estudiantes , no hay nada de qué preocuparse.

Si alguien quiere ser campeón Olímpico (de Karate o lo que sea) lo hará a cualquier costo, empezando su carrera desde muy pequeño, yendo de un profesor a otro, pagando costosos seminarios en toda la república y extranjero, compitiendo en innumerables torneos, sacrificando vacaciones y fines de semana durante muchos años, con una disciplina más allá de los estándares, aceptando la política, burocracia y corrupción que esta detrás de los comités de elección de competidores, aprendiendo a perder y ganar, etc.

Si alguien quiere estudiar y caminar por la vía del Karate queriendo conocer las aplicaciones de las katas, de la defensa personal realista, de los combates de contacto completo, aprendiendo el origen de este arte marcial, con la etiqueta y cortesía de los rituales de apertura y cierre de las clases, con la tradición legada desde tiempos inmemoriales que incluyen valores éticos y morales que siempre enseñaron los Grandes Maestros,  o querer pertenecer a una numerosa fraternidad de practicantes a nivel mundial, o estar en una escuela donde todas las personas pueden entrenar, y no solo los atletas de alto rendimiento, si se quiere una formación holística u obtener herramientas para tener una mejor vida, Siempre habrá Senseis preparados para transmitir eso y más.


Francisco Centeno y Daniel González, entrenando duro.


El Karate Do es como un árbol enorme, tan grande y de tan alta calidad que algunas de sus flores se convirtieron en deporte Olímpico. No olvidemos las otras ramas, y sobre todo, la Raíz.




Comentarios

Entradas populares